¿Cómo saber si un proyecto aporta valor a la estrategia de la compañía?

Esta es una pregunta que nos hacemos muchas veces en las empresas desde la presidencia y su equipo al desarrollar el mapa estratégico, o en las reuniones de junta para apoyar las directrices a tomar en las compañías ya sea para mejorar participación en el mercado, mejorar rentabilidad, asegurar crecimiento y expansión, o simplemente sobrevivir en un mundo cada vez más competitivo.

Pero… ¿Transmitimos este direccionamiento y necesidades específicas a las personas que estarán a cargo de dirigir y gestionar los proyectos elegidos para apoyar la estrategia? O en el peor de los casos… ¿Estamos seguros de que los proyectos a ejecutar finalmente serán parte de una base sólida para consolidar los objetivos estratégicos trazados en un corto o mediano plazo? Porque es ahí donde el portafolio de la compañía toma su valor: “Un portafolio existe para alcanzar una o más estrategias y objetivos organizacionales y puede estar compuesto de un grupo de proyectos cerrados, actuales y planeados o con componentes de portafolio en el futuro” (Standard For Portfolio Management 3Ed, pág. 15, PMI, 2013)


"Tal vez, gran parte de la solución sea hacernos las preguntas adecuadas antes de dar el “go” para un nuevo proyecto".


Estamos acostumbrados a escuchar que la mayoría de los proyectos no son exitosos ya sea porque no cumplen todos o al menos uno de sus objetivos principales durante la ejecución o porque el servicio o producto final no aporta los resultados esperados. Después de reuniones extenuantes, algunas mesuradas, otras de ánimos candentes y donde algunas veces el gerente de proyectos lleva la peor parte, sacamos unas conclusiones que posiblemente nos lleven a pensar en mejorar procesos y procedimientos en todo sentido.

Pero, aun así, no es suficiente con mejorar metodologías, cambiar de directores de proyecto o reestructurar los equipos de trabajo, o realizar nuevas inversiones; algunas podrían ser decisiones válidas, mejor hacer algo que nada, si queremos seguir en la industria o mercado. Sin embargo, tal vez gran parte de la solución sea hacernos las preguntas adecuadas antes de dar el “go” para un nuevo proyecto.

Los invito a realizar su propia lista de chequeo; espero que todas estén tildadas con verde. De no ser así, entonces podremos demostrar que aún existen en la empresa oportunidades de mejora a nivel de definición del portafolio de proyectos que aporten VALOR a los objetivos estratégicos, de un correcto direccionamiento de la estrategia, pero más allá, de revisar la comunicación con los gerentes de proyecto y los equipos de trabajo para lograr compromiso y pasión desde la base para lograr los resultados esperados.


Por: Marina Bareño Marin

Consultora Senior PMIS, especialista en gerencia de proyectos y certificada en PMP® y PMI-RMP®.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.